27 de septiembre de 2012

Regularización del resultado de liquidaciones de IVA

Cuando, por error, en una declaración periódica de IVA el contribuyente no ha incluido alguna factura emitida, es práctica frecuente entre los contribuyentes la regularización de ese IVA repercutido en la siguiente declaración periódica.

Es común la creencia de muchos contribuyentes de que, en este tipo de situaciones, caso de que la AEAT realizara una revisión del IVA del ejercicio, ésta aplicaría el régimen de recargos previsto para las declaraciones extemporáneas (5%, 10%, 15% o 20% e función del retraso en el ingreso de dicho IVA), pero en ningún caso podría sancionar al contribuyente puesto que, al fin y al cabo, el IVA resultó finalmente ingresado.

Con la anterior Ley General Tributaria desde luego, dicha interpretación podía ser válida, pues en cierto modo, el contribuyente estaba ingresando el importe que restaba a su declaración trimestral, sin requerimiento previo, por lo que no había en principio motivo para sancionarle.

Sin embargo, la LGT vigente exige que para que una declaración se considere extemporánea sin requerimiento previo (y por lo tanto resulte de aplicación el régimen de recargos) en ésta debe identificarse expresamente el período impositivo de liquidación al que se refiere, conteniendo además únicamente los datos relativos a dicho período.

Por lo tanto, para evitar sanciones, la regularización de las cuotas de IVA repercutido no incluidas en la declaración periódica correspondiente, deberá realizarse mediante la confección y presentación de declaraciones complementarias.

 La diferencia entre uno y otro caso puede entenderse mejor con el siguiente ejemplo: "contribuyente que no declara 1.000€ de IVA repercutido en la liquidación del tercer trimestre y los regulariza en la liquidación del cuarto trimestre"
En esta situación, y sin que medie requerimiento previo por parte de la AEAT, si el contribuyente opta por regularizar voluntariamente la situación antes de la presentación de la liquidación del 4º trimestre, deberá presentar una declaración complementaria por el importe no ingresado (1.000€), siendo aplicable un recargo del 5% por presentación extemporánea.
En caso contrario, si la AEAT requiere al contribuyente para comprobar las liquidaciones presentadas por el contribuyente, al no existir complementaria sería de aplicación el régimen sancionador previsto en la LGT:
Como puede comprobarse, no regularizar voluntariamente el IVA mediante declaraciones complementarias, puede resultar extremadamente gravoso, aun cuando finalmente se hayan ingresado todas las cuotas de IVA correspondientes al ejercicio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada